Entre los barrios de Malá Strana y la Ciudad Vieja
Praha

El puente más antiguo de Praga es el Puente de Carlos y se llama así porque se construyó a petición del rey Carlos IV en 1357. Antes de su construcción existía otro puente en el mismo lugar, el Puente de Judith, que fue destruido por unas inundaciones del río Moldava

El Puente de Carlos te conducirá por encima del río Moldava hasta la Ciudad Vieja de Praga, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este puente de piedra destaca por sus dos torres y 30 estatuas.

Las esculturas, todas de santos, fueron añadidas entre 1683 y 1714. El contraste entre la arquitectura del puente, de estilo gótico, y el de las estatuas barrocas otorga al puente su belleza singular. La estatua más famosa del puente es la de San Juan de Nepomuceno, el patrón de la República Checa.

Durante más de 400 años el Puente de Carlos soportó el intenso tráfico de la ciudad, siendo la única zona de paso entre las dos orillas del río Moldava. Sólo después de la Segunda Guerra Mundial el puente se ha convertido en un paso únicamente peatonal.

Guía de Praga

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.