La ciudad milenaria de Kioto fue capital del Imperio japonés desde el año 794 hasta 1868, cuando el gobierno y la capital se trasladaron a Tokio. Ahora esta ciudad es una visita obligada para todos aquellos que aterricen en Japón.

Kioto conserva muchos edificios y anteriores a la guerra ya, por su gran patrimonio cultural, la ciudad no fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial. Todo el complejo de monumentos del casco antiguo de Kioto está inscrito como Patrimonio de la Humanidad, aunque entre ellos destaca el Kintaku-ji, o templo dorado, símbolo de la ciudad. Este templo tiene sus dos plantas superiores recubiertas con hojas de oro y está rodeado por unos bellos jardines.

Cuando visites Kioto acércate también a Kiyomizu-dera, un templo cuyo edificio principal es impresionante. El templo cuenta con una amplia terraza desde al que podrás contemplar unas magníficas vistas de la ciudad. Además, puedes visitar también el templo Zen Ryoan-ji y el Palacio Imperial de Kioto.

Guía de Tokio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.