Viale Terme di Caracalla, 52
Roma

Las termas romanas de Caracalla se construyeron a petición del Emperador de Caracalla entre los años 212 y 216 de nuestra era. Las Termas de Caracalla estaban formadas por un complejo de baños públicos que podía acoger hasta 1.600 bañistas. Las termas contaban con una sala de agua fía, Frigidarium, una de agua tibia, Tepidarium, y otra caliente, Calidarium. Además, había dos palestras o gimnasios, vestuarios, y una biblioteca con dos salas, una dedicada a los libros griegos y otra a los romanos, eran un auténtico spa de la antigüedad.

En la actualidad, las ruinas de estas termas se han convertido en una de las atracciones más visitadas de Roma. Las Termas de Caracalla se encuentran a las afueras de la ciudad, dirección a la Via Appia, y en un buen estado de conservación, lo que permite al visitante hacerse una idea de la importancia de este recinto. Además son el telón de fondo para óperas de verano del Teatro dell’Opera di Roma.

Guía de Roma

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.