Aeropuerto

La manera más fácil y rápida de llegar a Ámsterdam es en avión. El Aeropuerto de Schiphol está situado a unos 17 kilómetros al suroeste de la ciudad y opera tanto vuelos nacionales como internacionales. En total, Schiphol ofrece conexión con más de 230 destinos repartidos por todo el mundo.

Hay varias opciones para ir al centro de la ciudad. El tren ofrece conexiones regulares entre el aeropuerto y el centro de Ámsterdam. Tanto los trenes Intercity como los de cercanías te llevarán a la principal estación ferroviaria, así como a otros puntos de la ciudad. También hay conexión en taxi, además de un servicio de autobuses llamado Hotel Shuttle, que cubre la ruta entre el aeropuerto y los principales hoteles de Ámsterdam.

Trenes y autobuses

Otra forma de llegar a Ámsterdam es en tren, tanto desde otras ciudades holandesas como desde el resto del continente. La ciudad cuenta con nueve estaciones de tren, la más conocida y céntrica de las cuales es la Centraal Station.

Para los viajeros que lleguen en coche, la ciudad está rodeada por una autopista que la circunvala, la A10. Es fácil llegar en coche a Ámsterdam pero poco recomendable moverse con él por la ciudad ya que las tarifas de aparcamiento suelen ser altas.

Transporte público

La empresa de Transporte Público de Ámsterdam opera una amplia red de autobuses, tranvías y metro, además de los barcos que navegan por los canales.

El metro (snell tram) está formado por cuatro líneas que conectan el centro de la ciudad con la periferia, así como con las principales estaciones terminales. Es muy importante viajar siempre con el billete de transporte validado, el strippenkaart, si quieres evitar una sanción. La tarjeta de viaje puede comprarse en supermercados, estancos y puntos de venta de las estaciones de metro. Para más información sobre el metro vea el plano del metro de Ámsterdam.

Por otro lado, también podrás viajar por Ámsterdam en tranvía, considerado el medio de transporte estrella en Ámsterdam, con muchas más rutas que el metro. El Tram ofrece una amplia cobertura en el centro de la ciudad, aunque sus líneas también llegan a la periferia.

Los autobuses comunican la ciudad con las zonas periféricas, e incluso poblaciones cercanas a Ámsterdam. De noche hay un servicio regular de autobuses dentro del núcleo urbano ciudad, que opera con una tarifa más cara, son los Nachtbussen.

No hay que olvidar el medio de transporte más popular y ecológico de Ámsterdam, las bicicletas. Esta es, probablemente, la mejor manera de desplazarse por la ciudad. El centro de Ámsterdam cuenta con una gran cantidad de carriles bici, que además están muy bien señalizados.

Transporte turístico

En Holanda hay un total de 15.000 kilómetros de carril bici. Se puede alquilar una bici para moverse por Ámsterdam, así como también alquilar un bicitaxi, para dos personas y conducidos por un chofer.

Además, Ámsterdam nos ofrece otra posibilidad, la de conocer la ciudad en barco, navegando por los numerosos canales que la dividen. También es posible visitar el centro histórico en un coche de caballos.

Guía de Ámsterdam

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.