En la antigua ciudad de Tebas, ahora Luxor, encontrarás el
impresionante Templo de Luxor. Un atractivo que no puede faltar en tu
viaje a Egipto. Este templo fue construido bajo los mandatos de
Amenhotep III y Ramsés II, 1400 años antes de la era cristiana. Un
templo de proporciones colosales que llegó a tener una ciudad
intramuros.

Tebas fue capital del Imperio egipcio durante le Nuevo Imperio y
bajo el reinado de Mentuhotep, una ciudad importante que ha conservado
hasta la actualidad muestras arquitectónicas de su valerosa posición.
En sus inmediaciones visita los templos de Luxor y Karnak.

El Templo de Luxor se construyó para celebrar el festival de Opet y
fue unido al templo de Karnak a través de una larga avenida flanqueada
por esfinges. Si visitas Luxor al atardecer podrás disfrutar de la
magnífica iluminación que se ha preparado para realzar la belleza del
templo.

A ambos lados de la puerta de entrada se encontraban dos grandes
obeliscos y seis estatuas del monarca Ramsés II. Ahora, sólo dos
estatuas de Ramsés II y uno de los obeliscos han sobrevivido. El
segundo obelisco fue trasladado a París en 1835, donde ahora luce en la
Plaza de la Concordia.

Podrás pasear por el patio, entre la columnata procesional, dentro
de la sala hipóstila y la cámara del nacimiento y las ofrendas. Muchos
mandatarios construyeron en el templo a posteriori, de hecho hoy en día
se conserva una mezquita, uno de los elementos más destacados del lugar.

Guía de El Cairo | Viaje al Egipto de los faraones

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.