México tiene mucho que ofrecerte, a parte de sus bellas playas de aguas turquesa y su oferta de ocio para el turismo, en este país podrás descubrir impresionantes restos arqueológicos de antiguas civilizaciones y un gran patrimonio cultural en ciudades como Oaxaca.

Capital del estado de Oaxaca, esta ciudad es Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, por su bella arquitectura colonial, las tradiciones culturales, la gastronomía … Pasea por esta ciudad colonial de calles estrechas y disfruta de su clima primaveral durante todo el año.

El Zócalo de Oaxaca es una de las plazas más hermosas de México y el centro de la vida en la ciudad. Bellas arcadas sostienen el Palacio de Gobierno y varios restaurantes y cafés. Frente a los edificios del gobierno civil se encuentra también la Catedral de Oaxaca. Pasea por la plaza o relájate en uno de sus cafés. Aquí encontrarás puestos de venta con productos típicos de la zona, semillas de amaranto, bocadillos de garbanzos en miel o nieves de sabor a fruta.

La principal calle de la ciudad es peatonal y conecta la plaza del Zócalo con el templo de Santo Domingo, es el Andador Turístico. Entra en templo de Santo Domingo, que deslumbra con su interior barroco, decorado con exquisitez y con un impresionante altar mayor, recubierto de hoja de oro. Oaxaca es una ciudad llena de templos y calles estrechas que vale la pena descubrir poquito a poco, piérdete en los mercados artesanales como el "Benito Juárez" o el "20 de noviembre".

Desde la ciudad de Oaxaca vale la pena hacer una excursión hasta el monte Albán, una zona arqueológica prehispánica situada a tan sólo 10 kilómetros de la ciudad. Alzándose en el Valle de Oaxaca encontrarás este complejo de plataformas piramidales que sostenían edificios para el culto religioso. También en los alrededores se puede visitar Mitla y el poblado de Santa María del Tule y las cascadas pétreas de Hierve el Agua.