Como los comerciantes que en el pasado recorrían la ruta de la seda hasta la India, este país sigue recibiendo a miles de viajeros atraídos por su carácter festivo, rica historia y naturaleza sorprendente. La India conquista al visitante con su mezcla de cultura ancestral y paisajes extraordinarios.

Si viajas a la India te encontrarás con un país de grandes diferencias, inmensas urbes superpobladas, con hoteles de lujo y pobreza en las calles, junto con la impresionante belleza natural de unos parajes casi vírgenes. Situado en el sur de Asia, este país te abre las puertas a un nuevo mundo…

En el norte, explora su capital, Nueva Delhi, en la vasta metrópoli de Delhi, donde podrás descubrir el sabor de la antigua India, con monumentos como el Fuerte Rojo o la Tumba de Humayun, mercados tradicionales y platos típicos en cualquier restaurante. Viaja también a otras ciudades tan importantes como Bangalore, Mumbai, Jaipur o Agra, donde verás el famoso monumento funerario del Taj Mahal, declarado Patrimonio de la Humanidad y una de las Siete Maravillas del Nuevo Mundo.

No olvides acercarte a las paradisíacas playas de Goa y Kerala, al oeste del país, aunque también a la ciudad de Chennai, bañada por las aguas de la Bahia de Bengala. En el noroeste, se extiende el gran desierto del Thar, una zona de tierra, dunas y camellos… y en el centro de India encontrarás zonas de bosque tropical, nada es más sorprendente que la naturaleza en estado puro.

La India se extiende desde las cimas nevadas del Himalaya, al norte, hasta los bosques tropicales del sur y llega a las costas del Mar Arábico. Si te interesa la naturaleza podrás ver en tigres, panteras, elefantes o búfalos… pero sobretodo comparte con sus habitantes el amor por la vida, practica yoga y participa en alguno de sus coloridos festivales.