El Reino de Bélgica, uno de los países fundadores de la Unión Europea, es sede de una gran cantidad de instituciones internacionales, entre ellas el Parlamento Europeo o la sede de la OTAN. País plural y multilingüe, en Bélgica cohabitan tres idiomas, el francés, el neerlandés y una pequeña proporción de alemán.

Bélgica ofrece al turismo una gran variedad de opciones para que disfrutes de unas vacaciones activas, desde una estancia en su cosmopolita capital, Bruselas, donde disfrutarás de la arquitectura, los museos, la cultura y la gastronomía, hasta los rincones más bellos e insospechados del país. Pueblos con encanto y románticas ciudades te abren sus puertas en Bélgica.

Con una superficie terrestre limitada a unos 30.000 kilómetros, Bélgica es un país alcanzable, que permite organizar un viaje tanto en coche como en tren. Podrás visitar varias ciudades de sus regiones más populares, desde Flandes a Valonia y desde Valonia a Bruselas en un abrir y cerrar de ojos. Descubre destinos tan interesantes como Brujas, Gante, Amberes o Lieja que, con su encanto y su belleza te transportarán a un mundo mágico, salpicado de canales, castillos y antiguas abadías.

La gastronomía de Bélgica presume de contar entre sus platos con propuestas tan genuinas como los mejillones acompañados con patatas fritas. Pero en materia gourmet, sus productos estrella son el chocolate belga y la cerveza artesanal.

Bélgica pone al alcance de tu mano unos 65 kilómetros de playas en la zona de la costa, regiones naturales casi inexploradas en la zona de Ardennes, donde podrás practicar ciclismo, pesca o senderismo, y una intensa vida cultural y social en sus ciudades para los más sibaritas.