La primera ciudad que pisarás al llegar a Australia será Sidney, la mayor metrópoli del país. En esta ciudad visita el teatro de la Ópera, pasea por su animado puerto y recorre las calles más antiguas en The Rocks. Cerca de Sidney, en la zona de New South Wales encontrarás también la capital de Australia, Canberra, y la mayoría de ciudades del país, entre ellas Newcastle o Wollongong.

Toda la costa este está repleta de atractivos, el Dorigo National Park o la zona costera de Broken Heads, ideal para los amantes del surf. También vale la pena visitar las Blue Mountains y llegar hasta la ciudad de Melbourne. Dirigiéndote hacia el norte de Sidney, acércate a la llamada Gold Coast, cerca de Bribarne.

La Gold Coast es una zona de playa rodeada por parques naturales y montañas, además de una extensa zona de canales que se construyeron durante la década de 1960. En el bosque podrás ver koalas, iguanas y marsupiales, además de fabulosas cascadas y paisajes de ensueño, mientras que la costa es un reclamo inagotable para los amantes del surf y los deportes acuáticos.

De todas formas, vale la pena visitar los diferentes estados de Australia, desde Queensland hasta Victoria se extiende el impresionante este de Australia, visita también South Australia o el Northen Territory, donde encontrarás la atractiva ciudad de Darwin. Si tienes tiempo, aprovecha y viaja también a la isla de Tasmania, un paraíso natural con playas de ensueño y bosques frondosos.

Australia es uno de los países más grandes del planeta y en él encontrarás todos los ingredientes para vivir una auténtica aventura… Dos terceras partes del país están ocupadas por desiertos de una increíble belleza natural como el Gran Desierto Arenoso, aunque la zona más poblada se encuentra alrededor de la costa, donde hay una densa franja de vegetación.